La mujer ha sido ejemplo de determinación y lucha para conseguir sus metas. Sin duda, la historia está llena de mujeres que han tenido el valor de defender sus ideas y demostrar su fuerza.

Mujeres como Marie Curie es un ejemplo de proyectos logrados. Curie fue pionera en el campo de la raidoactividad y fue la primer persona en recibir dos Premio Nobel en distintas especialidades: Física y química. Sus dedicación y entrega nos ha beneficiado a todos hasta el día de hoy.

Así como Marie, existen muchas mujeres a tu alrededor cumpliendo grandes metas y otras luchando para llegar al objetivo. Desafortunadamente, el camino que la sociedad les ha trazado ha sido más difícil. Y nosotros somos quienes alimentamos a esa sociedad con actitudes que minimizan a la mujer.

Es por eso que quiero dedicar estas cortas líenas a  recordar que la mujer ya tiene muchos contras en la sociedad, no necesita que en su misma casa o relación tenga uno más.

Es momento de pensar y no sobre el pasado, sino en buscar las oportunidades que están en nuestras manos para facilitarle a nuestra novia, esposa, hermana, amiga o cualquier mujer que esté a nuestro alrededor a que cumpla sus metas.

 

No seamos el responsable de detener sus sueños, al contrario, seamos los que impulsan a cumplir sus proyectos. Nuestra fuerza y valentía deben estar siempre enfocadas en defenderla, animarla y apartarle obstáculos.

Como hombres, tenemos la tarea de velar por su bienestar y su salud mental y física. El verdadero hombre es el que puede construir sueños juntos y hacerla feliz en todas su áreas.

El verdadero hombre es el que sabe valorar a la mujer que tiene al lado, la respeta, le dice que la ama y la quiere ver triunfar. Si hoy tienes la bendición de tener a tu lado a una bella mujer, no dudes en hacerle saber lo importante que es para ti.

Finalmente, si alguna bella mujer anda por aquí y me está leyendo, le deseo mucha felicidad en tu día. ¡Para adelante que el éxito es tuyo!