La motivación correcta para ser fitness y no morir en el intento debe tener un origen, lo que te dice sí vale la pena o no seguir haciendo ejercicio. 

Tu motivación puede durar poco tiempo, pero si quieres mantenerte siempre con ánimos de hacer ejercicio, sigue leyendo, Es probable que el hombre saludable y atlético, que hay dentro de ti, te ha presentado la renuncia, pero no te preocupes es cuestión de revisar el enfoque.

 ¿Cómo no perder la motivación en el gym?

En la búsqueda de ese porqué, encontré varias sugerencias de cómo no perder la motivación para hacer ejercicio o, al menos, no desfallecer en el intento de ser fitness. Muchos se enfocan en acciones concretas como rodearse de gente positiva, leer revistas deportivas o encontrar la actividad física que más te guste; sin embargo, estas son acciones superficiales que  de alguna manera deben apoyar a un objetivo más profundo.

EL VERDADERO ORIGEN DE LA MOTIVACIÓN

Mi punto es que la falta de motivación debe tener un origen, donde se produce el sí o el no de continuar haciendo ejercicio. Me refiero a que todo parte de tu meta principal, de lo que quieres lograr realmente. Luego, el cómo ordenas tus pensamientos en función de ese objetivo producirá la motivación duradera.

En otras palabras, si tu propósito es adelgazar 20 kilos (44 libras) para verte fitness en la playa, con suerte irás al gym un par de veces, ya que esa motivación no está muy fundamentada: si no ves los resultados rápido, entonces podrías perder el interés y tirar la toalla. No digo que esté mal ponerse ese tipo de metas, pero para mantener una motivación constante es demasiado corta y poco profunda.

En cambio, si tu objetivo lo estructuras con más detalle y lo planteas a mediano y largo plazo, quizá tengas menos riesgo de fracaso y más oportunidades de mantenerte motivado. Por ejemplo, si te visualizas en unos años como un hombre mayor, sano, fuerte, con cuerpo fitness, independiente y que se puede movilizar por sí mismo, entonces buscarás los medios para construir esa futuro. Hacer ejercicio será parte de los medios.

Si lo vemos de esta forma, el perder esos 20 kilos y tener un cuerpo espectacular para lucirlo en la playa es un objetivo a corto plazo que se cumplirá como parte de recorrer el camino hacia las metas más lejanas y complejas como ser un adulto mayor fuerte y saludable.

DESCRIBE UN OBJETIVO GENERAL

Dicho en forma breve, la motivación será constante y duradera en la medida que involucres y comprometas áreas importantes de tu vida dentro del objetivo principal.

En este sentido, se trata de involucrar aspectos como tu salud física, salud mental, alimentación sana y balanceada, buenos hábitos y vida fitness. También se desprenden ideas como investigar métodos efectivos para hacer ejercicios, rodearse de gente positiva, en fin, todas esas acciones que nos acerquen a tener un estilo de vida saludable.

Finalmente, debes ser tener una visión a futuro y pensar cómo quieres ser cuando seas adulto mayor. ¿Tu cuerpo será fuerte y saludable? Recuerda que la salud es un bien muy valioso y más apreciado en la vejez. Ahora es cuando debes plantearte el objetivo de seguir una vida saludable, ser fitness y dar lo mejor de ti.

Foto: Designed by Freepik