La Nueva gramática de la lengua española ha reconocido que el uso del “pero sin embargo” tiene cabida dentro de nuestra gramática, pero su uso lo limita a una condición.

La gramática y ortografía son las mejores cartas de presentación de un profesional. Una imagen personal y profesional saludable no simplemente requiere de una buena apariencia y demostrar amplios conocimientos, sino también involucra hablar y escribir correctamente.

Todos tenemos dudas y errores, pero no hay excusa para no enriquecer nuestros conocimientos gramaticales y convertirnos en un profesional práctico. Es por eso que hoy necesitas saber que “pero sin embargo” es una redundancia y es aceptada bajo un solo criterio en la gramática española.

¿Por qué es redundante?

Se forma con la unión de la conjunción adversativa “pero” y la locución adverbial “sin embargo”. Ambas tienen la función de contrastar, por lo tanto es como decir: “pero pero”.

 

Conjunción Adversativa: estas sirven para conectar palabras u oraciones que en su sentido son opuestas parcial o totalmente. Son: pero, mas y sino.

Locución Adverbial: se le llama locución a la unidad gramatical formada por dos o más palabras. El significado que adquiere esta nueva unión es diferente al de las palabras que la conforman. Equivale a un adverbio. Lo mismo sucede con otras combinaciones como: “pero no obstante” y “pero en cambio”.

 

Recuerdo a una profesora de gramática que recomendaba con ironía: “ya que van a utilizar el ‘pero sin embargo’, entonces usen todas las otras formas de una vez”. Como resultado tendríamos el potente “pero mas sin embargo”.

Aunque mi profesora lo decía en broma, estoy seguro que en la vida real ya hemos escuchado este error gramatical. No nos compliquemos, seamos prácticos y evitemos este tipo de “master en redundancia”. Sigamos.

Según la Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, en su Nueva gramática de la lengua española, publicado en 2009, afirma que el uso de “pero sin embargo” sí se admite solo para dar énfasis a la expresión.  

Ejemplos:

“Fue detenida por montoneros, pero sin embargo logró caer de bruces sobre el hoyo donde se embalsaba la sangre y bebería jadeando.” (Alegría, Mundo, citado en Nueva gramática de la lengua española (2009): 2454)

“En cuanto a los somníferos, estos modifican la estructura del sueño: se tiene la impresión de haber dormido bien, pero sin embargo no nos hemos verdaderamente recuperado.” (Listín, Diario, citado en Nueva gramática de la lengua española (2009): 2454)

“Ese tema puede no ser demasiado original, pero en cambio no me parece enigmático.” (Benedetti, Primavera, citado en Nueva gramática de la lengua española(2009): 2364).

Por tratarse de una repetición innecesaria se puede evitar, pero su uso sí está permitido para enfatizar; sin embargo, creo que utilizar este recurso deliberadamente no debe ser correcto. En cualquier sentido, es mejor ser más práctico y evitar esta expresión.