Buscar empleo no es una tarea fácil, pero puede emplear una estrategia para maximizar tus recursos y presentarte como el mejor candidato para un puesto.

Ya sea que quieras cambiarte de trabajo o buscas tu primer empleo, encontrar el trabajo ideal puede llevarte algún tiempo; sin embargo, puedes aprovechar cada segundo si alineas todos tus esfuerzos.

En esta post te ofrezco una guía de preparación.

APLICAR A UN TRABAJO VISTO EN UNA RED

Si has visto puestos de trabajo que te llaman la atención en alguna red de trabajo como LinkedIn o Konzerta, procura tener en cuenta estos puntos:

1. Lee cuidadosamente las vacantes disponibles antes de aplicar.

Asegúrate que comprendas bien de qué se trata el puesto, cuáles son los requerimientos y responsabilidades. Si aplicas a puestos en los que no calificas y lo haces por desesperación estarás perdiendo tiempo, ya que a la hora de comprobar certificaciones, estudios, experiencia o competencia requerida no lo podrás hacer y habrás perdido tiempo valioso en presentarte en otros procesos donde sí calificas.

Por lo tanto, tampoco distorsiones o agregues información falsa.

2. Revisar el contenido de la hoja de vida.

Si su perfil profesional es muy diverso y tiene experiencia en diferentes áreas, al aplicar a una posición en particular, eliminar la información que no está directamente relacionado con el trabajo que desea. Además, debe hacer hincapié en la información que tiene relevancia de la forma más completa y convincente posible.

3. Cuidar Perfil en redes sociales

Hoy en día es común que las personas de recursos humanos se interesen en conocer las redes sociales de los candidatos. No es de asombrarse, pues en estas plataformas se puede encontrar datos más íntimos.

¿Qué miran? Hablando con un amigo que trabaja en el área de reclutamiento de una multinacional, me comenta que busca los perfiles de los candidatos en Facebook, Twitter e Instagram.

Entre las cosas que analiza son las páginas que le ha dado like para conocer un poco más sobre los intereses personales. Pone especial atención en lo que la persona comparte con sus amigos y si tiene coherencia con lo que dijo en la entrevista.

Por ejemplo, en la entrevista de trabajo el postulante dijo que era voluntario en una ONG y que le gustaba el fútbol americano, cuando se dio la tarea de buscarlo en las redes sociales, efectivamente tenía evidencia que participaba activamente como voluntario y era aficionado de los Patriots de Nueva Inglaterra.

Por otra parte, muchos utilizan las redes sociales para desahogarse sobre problemas de la vida y el trabajo. Tenga cuidado de no caer en malos usos de estas herramientas.

Recuerde que las redes sociales han pasado de ser algo sumamente íntimo a convertirse en algo más parecido a un medio de comunicación, donde nos vemos expuestos a diferentes públicos, y en este caso a especialistas de recursos humanos.

Por lo tanto, es recomendable no tener contenidos o imágenes públicas que puedan desalentar a querer contratarlo.

DISEÑO DE CURRICULUM VITAE, CV, HOJA DE VIDA

 

1. Presentación del CV

El curriculum vitae debe presentarse en un formato profesional, con claridad. A menos que sea un diseñador o tenga una profesión artística, no es necesario que su hoja de vida tenga un diseño muy elaborado. Basta con que tenga la información necesaria, esté ordenada y sea de fácil lectura.

Para evitar presentaciones muy cargadas de palabras y líneas de texto, puede puntear o “buletear” las responsabilidades o funciones que desempeñaba en los diferentes trabajos.

Otro aspecto importante en la forma de presentar tu hoja de vida es el tipo de fuente que utilizas. lo recomendable es utilizar como máximo dos tipografías. Una para títulos y subtítulos y otra para el cuerpo.

Además, puede utilizar tipografías como Arial, Times New Roman, Verdana, Calibri, Helvetica, entre otras clásicas. Ahora bien, si quieres más opciones puedes ver estas 20 tipografías más utilizadas por los diseñadores gráficos.

2. Errores gramaticales/ortografía

La primera impresión es lo que cuenta y a medida vayan leyendo tu hoja de vida, podrán conocer algo de ti: tu ortografía.

Errores ortográficos pueden significar una descalificación automática. También es igual importancia la gramática y evitar “los errores de dedo”.

En la actualidad existen muchas herramientas digitales que pueden ayudarte a no cometer estos errores, que muchas veces son involuntarios, pero el mejor método para escribir una hoja de vida sin errores ortográficos o gramaticales es tener un genuino interés por aprender a escribir correctamente.

3. Incluir información clave en el CV

En su hoja de vida puede omitir poner una fotografía, estado civil, número de dependientes o edad. Según expertos, este documento debe enfocarse en presentar sus estudios, conocimiento, certificaciones, experiencias, habilidades, etc. Si su perfil encaja con lo que los reclutadores andan buscando, habrá oportunidades para conversar y profundizar en otros datos de interés para la empresa.

La información es clave y debe tener su protagonismo. Es decir, no debería minimizar su experiencia, como por ejemplo: >Manejo de personal en un restaurante. En cambio, puede ser: >Encargado del reclutamiento, selección y entrenamiento de personal bajo mi cargo; experiencia supervisando más 20 empleados en un restaurante de $2 millones en ventas anuales.

4. Evitar que el CV contenga más de 2-3 páginas

Tenga en cuenta que los especialistas de recursos humanos reciben docenas de hojas de vida y probablemente no tengan el tiempo suficiente para revisar las tres páginas de experiencias más los diplomas insertados.

El tiempo es valioso y en el primer vistazo se debe entender la información relevante.  Si el reclutador está interesado en la documentación adicional, la misma será solicitada.

La recomendación es que un CV u hoja de vida tenga sea de una página, y no más de dos. Aquí es donde entra su capacidad de síntesis, la cual muchos valoran y agradecen.

5. Resumir en el CV las tareas/funciones más relevantes

Evitar incluir en la hoja de vida todas las tareas mínimas realizadas. Por ejemplo:

– Sacar copias
– Archivar documentación recibida.
En cambio, resumir esas tareas en una sola línea, por ejemplo:
– Ejecutar tareas administrativas, tales como sacar copias, archivar documentación, entre otros.

6. Revisar toda la información en el CV antes de enviar

Antes de enviar, revisar contenido del CV. Tenga en cuenta que una vez enviada la información, no tendrá oportunidad de corregir.  le llega directamente al reclutador.

  • Revisar ortografía y redacción.
  • Coherencia
  • Asegurarse de que la información de contacto este actualizada.

ANTES DE LA ENTREVISTA

Incluso antes de aplicar a una vacante, conoce todo lo que puedas de la empresa. Es posible que recibas una llamada telefónica por parte del reclutador para una entrevista preliminar, y no tengas suficiente tiempo para prepararte.

  1. Estudia tus aptitudes, tu experiencia y tu formación.
  2. Revisa y analiza tu currículum y conócelo perfectamente, ya que muchas preguntas serán basadas en su contenido y no podrás revisarlo en la entrevista.
  3. Si te citan por escrito (correo electrónico), lo correcto es que respondas por la misma vía para confirmar tu asistencia.
  4. Obtener indicaciones para llegar al lugar de la entrevista. Revisa la ruta, sal temprano y evita llegar tarde.
  5. De ser posible, solicite una descripción detallada del trabajo.
  6. Recordar y tener presente los logros alcanzados. Importante que los ejemplos demuestren todas esas cualidades difíciles de medir, como buen juicio, iniciativa, trabajo en equipo o el liderazgo.
  7. Practicar la comunicación no verbal. Se trata de la demostración de confianza: mantenerse erguido, manteniendo contacto visual y saludar o despedirse con un firme apretón de manos. Evitar:
  • Aproximarse mucho al entrevistador
  • Colocar los codos encima de la mesa del entrevistador
  • No cruzarlos brazos, puede parecer que estás a la defensiva.

DURANTE LA ENTREVISTA

1. La primera impresión es importante. Dos puntos claves en la primera impresión:

  • Llegar puntual a la hora programada.
  • Proyectar una apariencia profesional: evita ropa llamativa, si usas barba, procura que esté bien recortada y limpia.

2. Saluda con un apretón de manos y sonríe, mirándole a los ojos.

3. La entrevista es un encuentro profesional.

Esto no se trata de hacer un nuevo amigo. El nivel de familiaridad debe imitar el comportamiento del entrevistador. Es importante traer energía y entusiasmo para la entrevista y hacer preguntas, pero no sobrepasar su lugar como candidato en busca de un trabajo. Cuidar el lenguaje y gestos efusivos o muy familiares.

4. Evitar la verborrea

Decirle al entrevistador más de lo que necesita saber podría ser un error fatal. Esto muchas veces ocurre cuando uno no se ha preparado de antemano, y al no tener las respuestas a las preguntas que se le formulan, termina uno hablando más de lo que debe. Sea específico, pero completo en sus respuestas.

5. Mantener una buena actitud durante la entrevista

La actitud juega un papel clave en el éxito de su entrevista. Hay un delicado equilibrio entre la confianza, la profesionalidad y la modestia. El exceso de confianza es tan malo, como lo es también el otro extremo de ser demasiado reservado.

6. Ser positivo

Evite quejarse de la empresa para la cual trabajaba o culpar al ex-supervisor. Hacerlo probablemente lo hará parecer una persona difícil o desleal.

7. Hacer preguntas

Al final de la entrevista, o durante la misma (de ser apropiado), es importante hacer preguntas para obtener la mayor cantidad de información sobre el trabajo y la empresa. También puede utilizar esa oportunidad para promocionar sus habilidades. Trate de incluir referencias a sus habilidades en sus preguntas sobre el trabajo.

Espero te haya sido de ayuda. Si necesita más información, no dude en contactarme a mi correo y comentarme sus dudas. Por favor, compártelo con tus amigos.

Foto: freepik.es