El azúcar es un ingrediente que hemos consumido por mucho tiempo sin saber los daños que nos puede causar. Si no controlamos lo que comesmos podríamos sufrir desde una simple caries hasta enfermedades muy complicadas. 

A muchos de nosotros nos da igual comer una pedazo de pastel, un chocolate o tomar una soda sin importar los componentes que tenga. Pocas veces, o casi nunca, nos detenemos a pensar o investigar qué efectos tiene el azúcar en nuestro organismo.

Por ejemplo, cuando vas al cine compras sodas, golosinas o chocolates. Seguramente pensamos en pasar un momento agradable con nuestros amigos, viendo el estreno de una buena película; sin embargo, ¿qué sucede con lo que ingerimos?

En primer lugar los residuos de las golosinas se pegan en las muelas. Desde pequeño nos han dicho que son malas para nuestra dentadura, pero de niños eso nunca nos importó.

Lo interesante es que tenían razón, pues cuando el azúcar comienza a mezclarse con las bacterias en la boca crea acidez y esto deteriora el esmalte protector de los dientes.

Después de estar 15 minutos en el estómago, el azúcar pasa por nuestro intestino. Acá se metaboliza en moléculas pequeñas de glucosa, se descomponen y están listas para pasar al torrente sanguíneo.

Después de 30 minutos, la glucosa está llegando al torrente sanguíneo. Si el cuerpo recibe altas dosis, entonces entra en crisis, pues el páncreas está trabajando tiempo extra para bombear toda la insulina necesaria para manejar el exceso de glucosa.

En el cine, la película está por terminar, pero el efecto del azúcar todavía no. La glucosa ha dado impulsos de energía al cuerpo y las células del cerebro están llenas de glucosa.

Lo que proporciona un combustible que nos hace sentir alerta. Es decir, ha alterado nuestro sistema nervioso.

Minutos después de salir del cine, el azúcar ha producido serotonina y dopamina, estos son neuroquímicos que están vinculados al placer y recompensa, con un efecto momentáneo.

Al final de este proceso, después de dos horas, el cuerpo ha quemado toda la glucosa que puede procesar, pero ¿qué pasa con la que no ha podido eliminar? Este exceso lo almacena como grasa.

PROBLEMAS CAUSADOS POR EL AZÚCAR

Muchos aseguran que el problema se incrementa con el azúcar refinada, porque nuestro organismo necesita hacer procesos más largos y complicados para transformarla en glucosa. Esto termina produciendo cierto tipo de enfermedades.

Por ejemplo, William Dufty, en su libro Sugar Blues, comenta que todo exceso de azúcar refinada afecta a todos los órganos del cuerpo.

Primero, en el hígado se almacena el azúcar en forma de glucosa. Su capacidad de almacenamiento es limitada y al pasar el límite se hincha demasiado. El exceso de glucosa se retorna a la sangre en forma de ácidos grasos.

Luego, órganos importantes comienzan a disminuir su funcionamiento y se deriva en muchas enfermedades, como por ejemplo osteoporosis, diabetes, hipoglucemia, afecciones circulatorias, anemia, y las afecciones propias del sistema nervioso, como esclerosis múltiple, depresión, insomnio.

¿POR QUÉ NOS GUSTA EL AZÚCAR?

Una teoría del porqué nos gusta tanto el azúcar es que es uno de los primero sabores que asociamos a la tranquilidad, calma y estar contento. El bebé siente este sabor en la leche materna y con ello también la protección de la madre.

Así pues, en todo nuestro crecimiento buscamos ese sabor, para tener esos beneficios sentimentales que conocimos de pequeños.

El azúcar no es la solución a esta necesidad, sino las frutas y otros ingredientes orgánicos que pueden mantenernos saludables. La clave de este éxito está en el balance de nuestra dieta.

Como ya sabemos los excesos son malos, pero en el caso del azúcar, deberíamos evitarla lo más que podamos. Sé que te puedes cuestionar sobre cómo lograrlo. Una idea para comenzar puede ser no abusar de ella y disminuir su consumo.

Dejar el azúcar no es tan difícil como suena. Simplemente se trata de ser conscientes, constantes y tener en mente que nuestro cuerpo necesita de nuestro propio cuidado.

Hoy que lees esto es un buen momento para comenzar a hacer cambios sencillos en tu alimentación. Los resultados se verán reflejados en su salud mental y física. Además, hasta podrías eliminar bancos de grasa abdominal.