El buen uso del antitranspirante puede ser clave para controlar la sudoración extrema. En algunas personas, el cuerpo suda cuatro o cinco veces más de lo normal. A esa situación se le conoce como Hiperhidrosis.

El Antitranspirante es uno de los primeros tratamientos para la Hiperhidrosis, la cual afecta al 5% de la población mundial. 

Si sufres de sudoración excesiva o conoces a alguien con esta condición médica, es importante saber que no es un problema de higiene personal.

Por lo tanto, no debería ser motivo para sentirte culpable o generar burlas, sino para buscar una solución médica. 

Para entender un poco más de su funcionamiento y la correcta aplicación, conozcamos a las culpables del sudor y olor corporal.

LAS VERDADERAS CULPABLES DEL MAL OLOR 

Los seres humanos tenemos dos tipos diferentes de glándulas sudoríparas: ecrinas y apocrinas.

Las primeras se encuentran en las plantas de los pies, las palmas de las manos, la frente, las mejillas y en las axilas.

Producen grandes volúmenes de sudor acuoso e inodoro. La hiperhidrosis o sudoración excesiva afecta a las glándulas ecrinas.

Por otra parte, las glándulas apocrinas están en las axilas y en la área genital. Producen un líquido espeso, viscoso, usualmente invisible.

Cuando este líquido entra en contacto con las bacterias en la superficie de la piel, produce el olor corporal.

El olor corporal puede ocurrir si una persona suda esporádicamente y el sudor se deja secar sobre la piel.

Cuando esto sucede, el sudor apocrino encuentra la oportunidad de reaccionar con las bacterias en la piel y producir olor.

¿CÓMO ACTÚA EL ANTITRANSPIRANTE EN MI CUERPO?

Cuando has aplicado el antitranspirante, el sudor en las axilas comienza a disolver las partículas antitranspirantes, enviándolas hacia los poros y formando una especie de tapones superficiales que están justo debajo de la superficie de la piel.

El cuerpo detecta que el conductor sudoríparo está tapado y un mecanismo de retroalimentación detiene el flujo.

Los tapones pueden permanecer en su lugar por lo menos 24 horas y luego se lavan con el tiempo.

Antitranspirante

ENTONCES, ¿CÓMO DEBO APLICARME EL ANTITRANSPIRANTE?

Antes de aplicar el antitranspirante, debes limpiar el área con un jabón antibacterial y secar lo mejor que puedas.

Toma en cuenta que debes eliminar las bacterias para evitar que se mezclen con el sudor apocrino y generen olor.

Por otra parte, también aplica el antitranspirante por las noches antes de acostarse. La mayoría de los antitranspirantes son desodorantes así que ayudan con un buen aroma.

Si sufres de sudoración extrema y has probado estos métodos sin ver resultados positivos, entonces visita un dermatólogo familiarizado con el tema para que te proponga un tratamiento personalizado.

Finalmente, no olvides compartir este artículo con tus amigos en redes sociales.

Además, al final de está página puedes unirte al blog y recibir más información que te puede interesar.